martes, 18 de julio de 2017

Crítica: EL DICCIONARIO

María Moliner (1900 -1981) fue bibliotecaria y filóloga. Y en 1962 publica un “Diccionario de uso del español”. ¿Ya había diccionarios?Sí. ¿Y cuál es entonces la particularidad de éste? El detalle: “de uso”. O sea, no solo el
significado de las palabras, si no también su función, sus relaciones con
otras, su etimología, giros idiomáticos, etc. Y qué, ¿Además del diccionario,
hace singular a Moliner? Ser mujer en un tiempo de absoluta dominación masculina, de dictadura, de fascismo sin vueltas como lo fue el gobierno de Franco. Una mujer que se atreve a brindar otras definiciones sobre las palabras, algo muy inquietante.




¿De qué nos habla verdaderamente la obra?
Acceder a su significado requiere de insistentes lecturas que vayan iluminando el camino hacia la esencia de un pensamiento que está más allá de la anécdota.
Manuel Calzada para este opus uno de su dramaturgia se inspiró en la vida de María Moliner. Una mujer reconocida y admirada por su "Diccionario del uso del español": una obra homérica con la que se atrevió a enfrentar a la dogmática y misógina Real Academia en tiempos del Generalísimo Franco.
La acción comienza cuando María visita a un neurólogo porque tiene problemas de memoria. El médico la quiere derivar a otro profesional pero de a poco el relato de su paciente lo va fascinando. En los diálogos con el médico, ella recuerda su pasado, su matrimonio, el nacimiento de los hijos, la depuración a la que fue sometida por los jueces franquistas por su Plan de Bibliotecas para la República, su decisión de hacer un diccionario y sus problemas matrimoniales generados por ese “hijo adicional”.
La obra culmina con María en su senilidad; apenas recordando sus amadas palabras y sin poder acceder al sillón que le correspondía en la Real Academia de la Lengua..
En realidad, lo que esa mujer de fábula había emprendido era una carrera de velocidad y resistencia contra la vida. En 1967 -presionada sobre todo por la Editorial Gredos, que la esperaba desde hacía cinco años- dio el diccionario por terminado. Pero siguió haciendo fichas, y en el momento de morir tenía varios metros de palabras nuevas que esperaba ver incluidas en las futuras ediciones. En 1972 su candidatura se presentó en la Academia de la Lengua, pero los muy señores académicos no se atrevieron a romper su venerable tradición machista. Ella se alegró cuando lo supo, porque le aterrorizaba la idea de pronunciar el discurso de admisión. « ¿Qué podía decir yo », dijo entonces, «si en toda mi vida no he hecho más que coser calcetines?». Con esa vida atípica Manuel Calzada elaboró una dramaturgia que conmovió, provocó risas, logró el reconocimiento de la crítica española y al mismo tiempo ganó el premio de mejor dramaturgia del 2014.



La obra (del español Manuel Calzada Pérez) da comienzo con María Moliner consultando a un prestigioso neurólogo, por algunos problemas en su memoria. Y en la búsqueda del origen del síntoma, surgen los recuerdos: su matrimonio con un catedrático también desplazado por el régimen; los hijos; su trabajo, metódico, obsesivo, disciplinado, su opus nigrum, ese, su diccionario. La búsqueda del significado y el orden de las palabras, que es
decir, el orden del mundo en un tiempo de oscuridad. Paradójicamente, Moliner sufre una enfermedad degenerativa que la lleva a
la pérdida de la memoria, en la última etapa de su vida. Maria Moliner es un ejemplo de que, aún en las peores circunstancias, el espíritu libertario busca y encuentra caminos de expresión. Y la palabra es tal vez uno de los mas reveladores.

La escenografía es dual, el consultorio del neurólogo y la casa de la
protagonista. El color blanco impregna a ambas dominando la escena, como
una metáfora de la página en blanco que invita a las palabras, a las imágenes, a los recuerdos. También alude al olvido.
El vestuario acorde con la época. La iluminación y la música, acompañan el
devenir del discurso escénico. Marta Lubos (ganadora del premio ACE y del María Guerrero por esta obra), realiza un trabajo minucioso, encuentra en los medios tonos un rango creativo, que evoca y conmueve. La actriz posee una voz singular que
resulta muy expresiva.Daniel Miglioranza, como el neurólogo y Roberto Mosca, como el esposo, resuelven con el oficio que ya nos tienen acostumbrados. Correcta la dirección de Oscar Barney Finn.


Ficha Técnica:

Elenco:  Marta Lubos,  Daniel Miglioranza,    Roberto Mosca
Dirección: Oscar Barney 

Voz en off: Osmar Núñez

Diseño de espacio: Oscar Barney Finn
Diseño y Realización Escenográfica: Eduardo Spíndola
Iluminación: Leandra Rodriguez
Vestuario: Mini Zuccheri
Diseño Gráfico: Leandro Correa
Fotos: Gatti Sofía Fotografías
Prensa: Duche&Zárate
Asistencia de dirección: Florencia Laval
Producción ejecutiva: Verónica Dragui

Funciones: viernes a las 20 hs. y domingos a las 18 hs.
Localidades: $320.- Estudiantes y jubilados: $ 260.-
El Tinglado Teatro - Mario Bravo 948 – 4863.1188




                                                    A. R. Belano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Crítica: Hombres De Honor

Hombres de honor es la cuarta obra escrita por Armando Discépolo. Esta pieza, otra de las tantas en las que el autor abarca un oficio a par...